Hace años si alguien te hubiera propuesto poner aparato una vez superada la adolescencia, lo habrías visto como una locura. Hoy la tendencia es la contraria.
Cada vez son más las personas que recurren a la ortodoncia una vez finalizado el instituto, incluso la facultad, para conseguir una sonrisa perfecta. Incluso aquellos que, habiendo seguido un tratamiento de ortodoncia durante su infancia, regresan al especialista para corregir aquellos dientes que han vuelto a moverse. Las técnicas y tratamientos han avanzado mucho durante los últimos años, y hoy contamos con nuevas y mejores soluciones para conseguir y mantener una correcta la alineación de los dientes. En esta fase, los retenedores de ortodoncia son unos perfectos aliados.

 

¿Qué son los retenedores de ortodoncia?

Lucir unos dientes perfectos es el sueño de muchos. Los aparatos de ortodoncia logran corregir aquellas imperfecciones de dientes torcidos o apiñados, separación interdental e incluso sobremordidas. Sin embargo, una vez que el especialista retire el aparado, el tratamiento debe de continuar.
Esta fase de retención es tan importante como la anterior, ya que su objetivo es minimizar los movimientos de los dientes que los brackets han corregido.
Lo mejor de estas pequeñas piezas conocidas como retenedores, es que no son molestos y muchos son invisibles.

 

Tipos de retenedores

Los retenedores de ortodoncia funcionan como seguros para mantener nuestra dentadura alineada tras el tratamiento de ortodoncia. Para ello, hay varias opciones que el especialista puede recomendar a cada paciente.
• Fijo: este retenedor es un pequeño alambre que se coloca en la parte interior de los dientes, quedando fuera de vista, por lo que se podría decir que es prácticamente invisible. Para mantener su estabilidad se fija en los caninos y puede permanecer sin retirarlo durante muchos años.Tanto su colocación como su extracción debe de realizarla siempre un especialista y, dado a un discreta composición, no supone ninguna dificultad para realizar una correcta higiene bucal.
• Removible: las diferentes clases de retenedores removibles pueden ser colocados y retirados por el paciente con facilidad, de hecho, lo más habitual es que el especialista indique utilizarlos en horario nocturno. El retenedor removible principal es el llamado Essix, una férula transparente realizada a medida para cada paciente que cubre toda la dentadura. Otro retenedor removible es el Hawley, compuesto por un alambre en forma de arco que bordea los dientes.

Es probable que al principio sientas una sensación extraña al llevar los retenedores, pero con el paso del tiempo llegarán a ser inadvertidos.

 

Soy la Dra. Marta Herrero, licenciada en Odontología, Medicina y Cirugía por la Universidad Autónoma de Madrid y Especialista en Odontología Estética de la cual soy una auténtica apasionada. …Gracias desde aquí a todos aquellos pacientes que han confiado en mis conocimientos y profesionalidad.

Si crees que este post puede ayudar a tus amigos de las redes sociales, por favor compártelo. Así, entre todos los que amamos esta profesión, lograremos mejorar el conocimiento de los pacientes y además mostrarles la importancia de la odontología en la vida de las personas. Gracias