Centro Dental Smiling | tu Clínica Dental en Madrid

Tu Clínica Dental en Madrid centro

Centro Dental Smiling | tu Clínica Dental en Madrid

Centro Dental Smiling, Odontopediatría

Desde que les salen los primeros dientes, nuestros pequeños necesitan control. Desde como aprender a cepillarse, controlar que lo están haciendo bien, controlar el crecimiento y espacios en su boca, son pasos previos para reducir sus caries y futuras visitas al dentista.

Tratamos todas las alteraciones relacionadas con los dientes temporales, gracias a revisiones periódicas que les ayudarán a prevenir futuras enfermedades bucodentales.

Caries, ortodoncia, rotura de dientes, traumatismos y sedaciones son algunos servicios que les podremos ofrecer. Tencología adaptada a nuestros pequeños

PREGUNTAS FRECUENTES

¿Cúando debemos llevar a los niños al odontopediatra por primera vez?

  • La Asociación Española de Odontopediatría aconseja que la primera visita se haga a partir de los 12 meses, coincidiendo con el desarrollo de la primera dentición.

¿Por qué es conveniente llevar a nuestros hijos al odontopediatra a una edad muy temprana?

  • Nos permite detectar y resolver distintas situaciones que se pueden producir a edades tempranas como:
    • Caries, las cuales si no se tratan afectarán a los dientes definitivos.
    • Alteraciones de la forma, tamaño y número de los dientes.
    • Acumulación de placa bacteriana debido a cepillado deficiente.
    • Tratamientos en la fase de crecimiento óseo, podrá controlar futuros tratamientos de ortodoncia.

¿Por qué llevaría a mi hijo a un Odontopediatra en vez de a un odontólogo general?

  • La formación de un Odontopediatra es específica para pacientes entre los 12 meses y 15 años. Por la misma razón que llevamos a nuestros hijos a un pediatra en vez de a un especialista de medicina general.

¿Cuáles son las ventajas de llevar a mi hijo al Odontopediatra?

  • Enseñamos con juegos a los pequeños cómo han de cepillarse los dientes y el uso de la seda dental. Es importante la creación de los hábitos de higiene que reduzcan futuras visitas al dentista.
  • Prevenimos la aparición de caries en dientes temporales y definitivos.
  • Solucionamos a tiempo problemas asociados a las caries.
  • Reducimos el nivel de estrés de los pequeños a la hora de acudir a una consulta.
  • Reimplantamos dientes perdidos por traumatismos si se acude al odontopediatra con el diente afectado en un plazo inferior a dos horas.

¿Es posible reimplantar un diente debido a un golpe o traumatismo?

  • Claro que sí, debes de seguir la siguiente secuencia y hacerlo antes de dos horas, de ello depende el pronóstico.
    • Si se consigue, pedir al niño que mantenga el diente dentro de su boca, junto a la mejilla como si fuera un caramelo.
    • Si no se consigue, sumergir el diente en agua, suero fisiológico o leche.
    • Meterlo en una bolsa de plástico (una de las que usamos para congelar será suficiente)
    • Acudir al odontopediatra lo antes posible, si consigues acudir en los primeros 20 minutos tras el traumatismo el pronóstico mejora.

¿Es posible reconstruir un diente fracturado de leche o definitivo?

  • Si es posible la reconstrucción de dientes de leche. Además es necesario hacer un seguimiento en el tiempo por si se hubiera producido afectación del nervio.

¿Con que frecuencia debo llevar a mi hijo al odontopediatra?

  • Es recomendable cada 6 meses para hacer revisiones generales. Pueden prevenir enfermedades graves y ayudar a preservar la salud de su hijo.

¿Tiene consecuencias negativas que un niño se chupe el dedo o le cueste dejar de usar el chupete?

  • Puede producir deformaciones en paladar, cara y dientes. Es un hábito que hay que corregir cuanto antes.

¿Cuándo es aconsejable poner ortodoncia a nuestros hijos?

  • Acude a tu odontopediatra, cada niño tiene un desarrollo distinto de la dentadura, él te indicará si es necesario y le irá haciendo el seguimiento.

¿Pasa algo si se pierde un diente de leche antes de tiempo?

  • Si, es importante no perder los dientes de leche antes de tiempo por que mantienen el espacio de los dientes permanentes que saldrán más adelante. En caso de perderlos, es importante colocar un mantenedor de espacio y vigilarlo en revisiones posteriores.