Todos sabemos que fumar perjudica a nuestra salud pudiendo ser la causa de numerosas enfermedades. Nuestra boca no se libra de los efectos negativos que esta adicción produce en nuestro organismo. Pero, ¿sabías que tu dentista te puede ayudar a dejar de fumar?

Los profesionales en salud oral tienen una posición ideal para ayudar a los fumadores que desean dejar su hábito de manera rápida y eficaz. La boca es la puerta a nuestro organismo y, por ello, muchas veces manifiesta los primeros síntomas de una enfermedad.

 

¿Cómo afecta el tabaco a nuestra boca?

  • Destrucción de tejidos duros y blandos que se encuentran alrededor de los dientes. Los dentistas pueden ser los primeros en detectar anomalías en la salud de un paciente por el estado de sus dientes y encías, además de las arrugas que el consumo del tabaco genera en el rostro. En esos momentos, recibir la advertencia médica y recomendaciones para cambiar de hábitos, es clave para tomar la decisión de dejar de fumar.
  • Halitosis o mal aliento.
  • Pérdida de olfato y de gusto.
  • Fracasos en implantes dentales.
  • Manchas y cambios en la tonalidad de los dientes.
  • Mayor probabilidad de sufrir gingivitis o periodontitis. Si se siguen los consejos ofrecidos por el dentista para dejar de fumar, pronto se podrán ver resultados en la salud bucodental, siendo un aliciente para poner fin a dicho hábito. Por ejemplo, las personas fumadoras que padecen enfermedades en las encías, experimentan una mejoría significativa al año de dejar de fumar.
  • Leucoplasias, Parches blanquecinos que, si no se tratan médicamente, pueden desencadenar un cáncer oral.

 

¿Cómo te puede ayudar tu dentista?

Hay protocolos de actuación que los dentistas ponemos a disposición de las personas que deseen dejar de fumar. Lo importante, es que el programa de cesación se aplique de manera progresiva como puede ser el siguiente:

  • Cuidado básico: breve intervención para valorar el estado de salud oral y la predisposición del paciente para dejar de fumar.
  • Cuidado intermedio: en esta fase se pueden incluir fármacos como parches que ayuden la cesación, y que complementen las sesiones motivacionales.
  • Cuidado avanzado: son intervenciones intensivas para evaluar el progreso, analizar los fracasos y ajustar las recomendaciones.

Sin voluntad no hay ningún método infalible. Pero si realmente estás decidido y quieres decir adiós al tabaco, acude ya a tu dentista. Tu boca te lo agradecerá.