Los sofocos, las fatigas, el sudor nocturno o los trastornos de sueño, no son los únicos efectos que experimenta una mujer durante la menopausia. Al igual que sucediera en su adolescencia, el cuerpo de la mujer es una auténtico baile de hormonas cuando llega la menopausia y algunos de sus efectos influye en la salud bucodental.

A todas las mujeres le llega la menopausia. Es un proceso biológico que está cargado de cambios que se reflejan en el organismo, también en la boca.

Los fuertes cambios hormonales que surgen durante la menopausia juegan un papel estelar para la mayoría de las enfermedades bucodentales. Pero con los adecuados cuidados y la correcta limpieza oral, podemos prevenirlas y mantener una sonrisa bonita y radiante.

 

 

Problemas bucondentales durante la menopausia

Una de las etapas de la vida de una mujer en las que la salud bucodental es más vulnerable, es la menopausia. En esta fase la actividad de los ovarios es menor, al igual que la producción de las hormonas. Ambas situaciones desatan una serie de cambios en las encías, la mucosa bucal y el hueso que sujeta los dientes.

Estas modificaciones pueden provocar alteraciones en el color del esmalte, afectar la forma de los dientes y provocar otros síntomas orales como la sequedad bucal o el síndrome de la boca ardiente, provocando ardor y picor en la cavidad bucal.

Durante la menopausa, la cantidad de saliva segregada también es mucho menor de los habitual, por haciendo la boca de la mujer más vulnerable a las caries y a padecer problemas gingivales.

Para evitar todos estos consecuencias d ela menopausa en nuestra salud bucodental, lo ideal es visitar con regularidad al especialista para poder detectar con tiempo cualquiera de los problemas e iniciar un tratamiento para solventarlo. Es muy importante también mantener una corretca higiena ora, con el uso de la pasta de dientes y colutorio adecuados, además de utilziar hilo dental.