El tabaco es uno de los grandes enemigos de la salud bucal. El consumo habitual y continuado de tabaco es capaz de ocasionar multitud de enfermedades, inconvenientes y complicaciones en nuestros dientes y encías.

 

Cáncer oral

El consumo de tabaco tiene como consecuencia más grave el aumento en el riesgo de padecer un cáncer de boca, 6 veces mayor en personas fumadoras, y es responsable del 50 % de los casos de cáncer en la cavidad oral, del 70% de los casos de cáncer de laringe y del 50% de esófago.

 

Enferemedades periodontales

Las enfermedades periodontales son patologías crónicas, degenerativas y pueden provocar la pérdida definitiva de las piezas dentales.

Cuando el paciente es fumador, su encía recibe menos sangre y oxígeno. Las bacterias que originan la placa dental cuentan con facilidades para destruir los tejidos de sostén dental ya que los mecanismos de defensa, se encuentran mermados.

 

 

Los implantes dentales

Con el tabaco, el éxito del tratamiento con implantes dentales está más comprometido y puede fracasar su integración, ya que el consumo de tabaco provoca una mayor pérdida del soporte óseo, especialmente en la zona del maxilar superior.

 

El aspecto de la sonrisa.

El tabaco consigue envejecer considerablemente nuestra sonrisa.

Algunos componentes químicos del tabaco penetran en el interior del diente y favorecen su coloración y la aparición de sarro.

Las encías también pueden decolorar a un tono pálido y retraerse aumentando los huecos entre dientes.

 

Palatinitis nicotínica

Estomatitis nicotínica o paladar de fumador Mancha blanca en el paladar blando y parte posterior de paladar duro, con pequeños puntos rojos. Principalmente se observa en fumadores de pipa por los alquitranes y el calor del humo y es reversible, basta con suprimir el consumo de tabaco.

 

Leucoplasia

Machans blancas y espesas en las encías, parte interna de los pómulos, en la parte inferior de la boca o en la lengua. Es una lesión premaligna.
Caries.

El tabaquismo aumenta el riesgo de padecer caries puesto que, disminuye el flujo salival y así mismo, la capacidad que tiene para neutralizar la placa bacteriana.

 

Halitosis

El mal aliento es causado por modificaciones en la cantidad y calidad de la saliva sobre la flora microbiana bucal.