La aplicación de flúor dental puede ser muy beneficiosa para nuestros dientes. Protege su esmalte, la barrera protectora que tienen frente a los ataques de la placa bacteriana y de esta forma, minimizar la aparición de caries.

 

¿Que beneficios beneficios aprota el flúor a nuestros dientes?

Gracias al flúor bucal, el diente logra remineralizarse de forma rápida y fácil, mejorando considerablemente su fortaleza y resistencia. Es un agente antibacteriano que ayuda a mejorar la higiene de nuestros dientes.

Sin embargo, pese a los beneficios que proporciona el flúor, debemos aplicarlo siempre con criterio, en pequeñas cantidades y contenidos en los productos fluorados habituales que empleamos en nuestra higiene bucodental, como la pasta dentífrica, geles y por supuesto el colutorio dental.

 

 

El flúor está en el agua y los alimentos

El flúor es un elemento que podemos encontrar en algunos alimentos y en el agua. Ya en la década de los treinta, se probó que quien tomaba agua naturalmente fluorada, presentaba menor número de caries. Así, se ha recomendado el uso de flúor en los depósitos de agua.

Las investigaciones remarcan que es un componente que actúa contra la caries porque robustece el esmalte. Además, ciertos estudios afirman que una aplicación recurrente de flúor en la etapa de desarrollo de los dientes, reduce el riesgo de enfermedades dentarias desde edades tempranas, como en el caso de las caries.

El dentista conoce la dosis conveniente para un adulto o bien un niño, teniendo presente las necesidades de cada persona conforme a su peligro de caries bucal.

Está probado que la ingestión de determinada cantidad de flúor, en especial cuando tiene un carácter progresivo desde la niñez, proporciona una protección notable tanto a los dientes infantiles como a los terminantes, contra las caries, sin ejercer la menor repercusión dañina sobre el aspecto de los dientes ni sobre el periodonto.