El flemón dental o absceso (se denomina así, en su forma menos coloquial) es un problema bucal de lo más común. Prácticamente todos lo hemos padecido o conocemos a alguna persona que lo haya sufrido en algún momento de su vida.

Pese a la familiaridad del flemón, por hablar de él en innumerables ocasiones… ¿Sabes realmente, que es un flemón?, ¿Cuáles son sus causas y los tratamientos que se deben aplicar para eliminarlos? ¿Qué tipos de flemones dentales existen?

Estamos convencidos que no tienes respuesta para todas estas preguntas, por eso hemos desarrollado este artículo, en el que vamos a aportar más información sobre el molesto abceso dental. Nos detendremos en cada uno de los puntos, para de esta forma, dar respuesta a la mayoría de las preguntas habituales alrededor del flemón dental, con las que muchos de nuestros pacientes nos abordan diariamente.

¿Qué es un flemón dental?

Tal y como hemos indicado en los primeros párrafos, el flemón dental es una inflamación en la zona de las encías que puede llegar a ser sumamente molesta y dolorosa, provocada por una infección bacteriana acompañada de un depósito de pus.

¿Cuáles son las causas habituales del flemón dental?

Un flemón se produce cuando las bacterias penetran hasta la pulpa y la raíz del diente, infectándola y formando finalmente un depósito de pus que inflama el tejido blando de la zona. Normalmente las bacterias acceden a estas zonas a través de una ruptura o cavidad dental.

Existen 3 causas fundamentales del flemón:

  1. Provocado por una Caries dental que no ha sido tratada adecuadamente.
  2. A causa de la Enfermedad periodontal o periodontitis.
  3. Causado por algún traumatismo que abre una vía de acceso a las bacterias hacia la parte interna del diente.

¿Qué tipos de flemón dental existen?

Los distintos tipos de flemones existentes de clasifican fundamentalmente por la localización de la infección bacteriana.

Hay 3 tipos de abcesos dentales:

  1. El flemón gingival: Únicamente tiene lugar en el tejido gingival y no llega a afectar al diente o al ligamento periodontal.
  2. El flemón periodontal: Este tipo de abceso se inicia en las estructuras de soporte de tejido óseo de los dientes. Aparece fundamentalmente, en pacientes que sufren de Periodontitis (Piorrea).
  3. El flemón periapical: Comienza en la pulpa suave del diente. Se inicia en una pieza dental, por causa de una caries con un largo desarrollo y que ha afectado a un nervio o a un empaste muy próximo.

¿Qué síntomas presenta un flemón?

Los síntomas del flemón dental son bastante conocidos y muy determinantes a la hora darnos cuenta del problema con rapidez:

  • El síntoma fundamental de un flemón, es un dolor punzante y repentino, que suele intensificar y extender por la mandíbula, el oído e incluso el cuello, con el paso de las horas.
  • Turgencia en la cara o en las mejillas.
  • Inflamación de los ganglios linfáticos de la mandíbula o en el cuello
  • Sensibilidad dental, a las temperaturas elevadas o frías en alimentos y líquidos .
  • Sabor desagradable persistente.
  • Fiebre y malestar general causados por la infección bacteriana.
  • La apertura bucal puede quedar reducida. Esto se llama Trismus dental.
  • Problemas en la deglución de los alimentos.
  • Repetidos desvelos durante la noche.

¿Qué tratamiento debo seguir?

El tratamiento a seguir cuando presentamos un flemón dental, tiene obviamente como objetivo, la eliminación de la infección bacteriana que lo provoca. Por lo tanto, el método principal con el que eliminarlo, es acudir a la consulta del odontólogo cuanto antes.

El tratamiento que prescribe habitualmente el profesional para eliminar un flemón conlleva un protocolo farmacológico, y si existen mayores complicaciones, una endodoncia. Pero dicho esto, no hay  razón para alarmarse, puesto que este proceso resulta bastante más sencillo y económico de lo que pueda parecer:

  • 1º consulta: El dentista receta los antibióticos y antiinflamatorios necesarios.
  • 2º cita: Se valora el efecto conseguido con el tratamiento dechado.

Si tras estas consultas, la infección ha remitido, se determinará si es necesario llevar a cabo un procedimiento adicional que trate en origen el flemón, una endodoncia.

Una vez comentado este tratamiento general, hay que decir, que como suele pasar habitualmente, en función del tipo de infección, se concreta un tratamiento más adaptado:

  • Si es un Flemón periodontal: En este caso el tratamiento es parecido al que se realiza cundo se trata la periodontitis.
  • Si es un Flemón gingival: Lo habitual es drenar la pus acumulada y prescribir un tratamiento base de antibióticos para detener la infección.
  • En caso de un Flemón periapical: Lo más común para solucionar este tipo de flemón dental es la realización de una endodoncia, lo que en lengua común se conoce como matar el nervio.

¿Existe algún remedio casero para el flemón dental?

El mejor remedio para eliminar un flemón es acudir a la consulta del odontólogo cuanto antes y que nos prescriba el tratamiento adecuado. Sin embargo, podemos remediar  o disminuir algunas molestias, mientras no podamos acudir a nuestra cita con el dentista. a tal efecto, estas son algunas soluciones y “remedios” caseros.

  • Tratar el flemón con hielo: Podemos reducir la inflamación aplicando hielo dentro de un trapo húmedo.
  • Tratar el flemón con agua con sal: El método casero para reducir la infección. se basa en realizar un enjuague con agua y sal durante unos segundos .
  • Tratar el flemón con bicarbonato: El remedio con bicarbonato actúa de la misma forma que el que realizamos con agua y sal. El objetivo es reducir la infección.

No nos cansaremos de recordar y por tanto insistimos, que cualquier tratamiento casero que podemos aplicar sobre el flemón no es, en ningún caso, un sustitutivo de el tratamiento prescrito por un profesional de la salud dental.

0/5 (0 Reviews)