La piorrea se puede contagiar mediante la saliva, por ejemplo, con los besos.

Sin embargo no debemos alarmarnos, ni dejar de besar nuestra pareja, amigos o familiares. Para que el contagio de esta enfermedad sea efectivo, el receptor debe tener un nivel de inmunidad muy bajo o hallarse bajo un tratamiento periodontal. Además, se requiere un contacto extraordinariamente prolongado, por lo que jamás se va a poder traspasar esta enfermedad por besos esporádicos.

Entonces, no es necesario modificar la forma de relacionarnos con una persona que padezca una enfermedad periodontal. Eso sí, existe un mayor riesgo, por lo que acudir al periodoncista regularmente y tener especial cuidado con los hábitos de higiene bucodental, es muy recomendable.

¿Cómo puedo saber si me han contagiado una piorrea?

Hay diferentes síntomas que denotan la aparición de esta enfermedad:

  • Sangran las encías al cepillarnos o al comer
  • Se enrojecen las encías de manera llamativa
  • Se inflaman
  • Aparece el mal aliento
  • Se retraen las encías y destacan excesivamente los dientes sobre ellas
  • Apareces la hipersensibilidad en encías y dientes
  • Los dientes que se mueven, al disponer de una base debilitada

Ante la aparición de cualquiera de estos síntomas, lo más conveniente es asistir a la mayor brevedad posible a un especialista en periodoncia, a fin de que realice un examen bucodental y determine si es preciso llevar a cabo algún tratamiento de periodóntico, como los curetajes dentales.

El curetaje dental es una limpieza dental, pero mucho más exhaustiva. Profundiza hasta alcanzar las bolsas periodontales, donde se acumulan las colonias de bacterias y depósitos de sarro que dañan la sujeción de muelas y dientes.

 

 

Tratamiento natural para evitar la piorrea

Si bien es cierto que las personas que conviven durante años con un afectado por periodontitis tienen una probabilidad entre un 20 ó un 30% mayor de desarrollar la enfermedad, eliminar el tabaco y el alcohol de entre nuestros hábitos, mejorar la alimentación aumentando el consumo de fruta con vitamina C y de probióticos naturales, reducir el estrés y mejorar la higiene bucal, deben ser medidas a tomar mucho antes que dejar de besar a nuestra pareja.

Mejorar estos hábitos de conducta es básico para conseguir frenar el avance de la enfermedad de las encías. Recuerda también, cepillarte los dientes todos los días después de las comidas, utilizar hilo dental para eliminar los restos de comida entre los dientes y muelas así como, realizar enjuagues con productos específicos para fortalecer las encías.